Buscar
  • MARIA AMOR

"Un pinche virus"

Sentada en mi casa después de cuatro días de reclusión responsable, decidí ponerme a escribir algunos de los pensamientos que cruzan a millón por mí cabeza. Lo primero es agradecer el solo hecho de que pueda hacerlo. Agradecer tantas cosas hermosas que tengo en mi vida, si tantas! No voy a entrar en el drama y decir que mi vida ha sido fácil o difícil pues es tan subjetivo y tan humano el tema que ahí me quedaría muchas horas divagando y sin llegar a nada certero. Porque nos guste o no, la vida es lo único cierto que tenemos mientras la tenemos, de resto todo es humo. Lo que si se es que ha sido una vida vivida con intensidad, una vida dedicada a dar lo mejor de mí, una vida llena de exploración personal con el objetivo de ayudarme a mi misma a ser coherente  conmigo, con los míos  y con mi práctica laboral . Vengo desde hace algunos años trabajando en ayudar a las personas a elevar su nivel de consciencia  para que asuman su responsabilidad personal y saquen el líder que hay en cada uno de ellos.  Vengo haciéndoles caer en cuenta que el modelo no daba más, que era imposible sostener esa estructura plagada de vicios, envidias y rencores, que el desgaste por intentar llegar a no se donde, pues ni ellos mismos sabían, era muy costoso a todo nivel y que si no redireccionabamos íbamos a terminar mal. Creo que con muchos personas (20 años de práctica) logré el objetivo, con unos mas que con otros pero en términos generales diría yo, valió la pena. Hoy la vida que es tan sabía nos pone a prueba y nos pone a prueba desde un lugar que nadie imaginaba. Un pinche virus, un pinche virus que nos arrinconó a todos. Un pinche virus que de un solo golpe noqueó hasta la economía. Un virus que viene de maestro y que nos obliga a mirar en donde no habíamos querido entrar. Nos obliga a mirarnos a nosotros mismos(tema complejo dado que durante mucho tiempo nos entrenaron a mirar afuera), a bajar la velocidad, a reflexionar sobre lo real  y a empezar a poner prioridades. A ver lo importante antes que lo urgente.  Nos obliga a ver qué es lo que se nos olvidó con tanta prisa con la que íbamos en la vida. Se nos olvidó que somos vulnerables, frágiles y absurdamente insignificantes. Nos pensábamos más importantes que el mismo planeta, que arrogancia! Un virus que nos esta llevando a pensar y ojalá a aprender, que si no nos apoyamos los unos a los otros todos perderemos. Que las relaciones ganar- perder ya no van mas.  Hoy lo que tiene que primar son las relaciones ganar- ganar.  Que tu vecino es igual de importante que tu. Hoy el virus nos fuerza a conectar con nosotros mismos. Competencia inequívoca de un buen líder. Conectar con lo que realmente queremos y para que lo queremos. Y en esta ultima parte valdría la pena parar, ¿para que hacíamos lo que hacíamos y si la forma de lo que hacíamos nos iba a llevar a ese resultado deseado? Corrimos tanto que hasta nos dejamos a nosotros mismos atrás. Hoy volvemos a retomar el entender que lo único que existe es el presente (no significa que no hagamos planes) pero que de nada vale hacer planes si no estamos al cien en el presente, pues ese presente es al mismo tiempo el posible futuro. Creo que ninguno de nosotros sabe que puede pasar mañana, pero ya no desde la teoría sino desde la vivencia.  Hoy es el momento de volvernos a anclar, de volver a mirarnos con todo ese amor que llevamos en nosotros mismos y asumir nuestra responsabilidad. No vale la pena pensar en el pasado en ningún sentido pues aquello no volverá, no vale la pena pensar  en lo que hubiera o no hubiera hecho. Hoy hacia donde tenemos que mirar es hacia adelante parados en este presente. Que tenemos miedo, Obvio! Es un juego desconocido para todos. La vida misma nos quitó la ilusión de la seguridad, que al fin de cuentas se había convertido en humo (acordémonos que el miedo viene incorporado a nosotros desde nuestro cerebro reptílico, supervivencia).  Sin embargo, lo que el mundo necesita ahora son personas valientes, que se hayan volteado a mirarse a si misma y desde ahí empezar a construir eso que tanto queremos con los aprendizajes que nos esta dando el momento. Es momento de confiar en nuestra verdadera esencia, es el momento de entender que no nos podemos seguir pisando por ego o por lo que sea.. es el momento de entender que nuestra laboral  desde hoy es  darle con ganas a esta nueva aventura. Gracias, gracias  a todos los que hacen posible que el tema valga la pena.

Denunciar esto

Publicado por Estado: con conexión Maria Amor Poch CONSULTORA ORGANIZACIONAL en PENSAR SENTIR ACTUAR Publicado • 3 meses


8 vistas
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

CALLE 87 # 8 - 51 BOGOTÁ, COLOMBIA

invitacionpsa@gmail.com

CONTACTO. 3204902517 - 3204902518

© 2020 by Pensar Sentir Actuar Maria Amor Poch SAS